Aventura con dos hermanas

0

Me acerqué a una de ellas según un plan que me había marcado, y empecé a besarla por el cuello muy despacio y a sentir como poco a poco se le aceleraba la respiración mientras bajaba por su espalda…

Todo comenzó hace ahora 23 años, yo en aquel entonces tenía 18 años. Era verano y como desde hacia 3 veranos íbamos a la playa un grupo de chicos de mas o menos la misma edad para ligar (mas bien tontear con las “giris” o extranjeras) aunque alguna vez nos había salido bien a alguno y esta vez me tocó a mi.

La cosa fue así:

Fuimos 5 chicos como siempre a la playa y vimos a dos chicas muy rubias, que debían ser hermanas porque aunque físicamente eran muy diferentes tenían un cierto aire familiar. Como siempre el más lanzado se fue directamente a hablar con ellas y luego nos fuimos acercando los demás, aunque yo me mantuve al margen pues no creía tener ninguna oportunidad así que dejé él campo libre para los demás y me dediqué a tomar el sol y mirar a las otras chicas que había alrededor entrando en la conversación de ellos solo ocasionalmente y así pasamos el primer día quedando para el siguiente en el mismo sitio y a la misma hora. Hasta aquí todo normal pero insistieron para que fuera yo cosa que me sorprendió mucho pues no les había hecho mucho caso en todo el tiempo que estuvimos juntos.

Al siguiente día en vez de los cinco fuimos tres, y la verdad yo no esperaba que se presentaran, pero si allí estaban y nos saludaron desde lejos como si nos estuvieran esperando mis amigos se frotaban las manos pensando que habían ligado y con dos chicas que estaban muy bien físicamente, yo como el día anterior me mantuve al margen aunque entre mas en las conversaciones pues estaban mas pendientes de mi. Y así pasó el segundo día poco antes de despedirnos me comento una de ellas si podía ir con ellas al día siguiente a Barcelona pues tenía que hacer unas gestiones y no conocían la ciudad, yo por supuesto les dije que si y quedamos para el día siguiente muy temprano, los otros se disculparon por no poder ir y quedaron para mas tarde en la playa.

Me levanté muy temprano y fui en busca de las chicas habíamos quedado en la estación allí estaban esperándome cogimos el tren y nos fuimos a Barcelona por el camino estuvimos hablando de los otros y pude deducir que se estaban cansando de ellos pues solo daban vueltas a un tema (el sexo) y sin hablar directamente de ello perdiendo el tiempo cuando ellas tenían muy poco pues sus vacaciones se acabarían muy pronto, entonces yo sin cortarme un pelo les dije que si le gustaba a alguna de ellas y me dijeron que a las dos( vaya sorpresa la mía) supongo que se me noto mucho pues las dos se rieron con ganas y se colgaron de mis brazos una en cada uno y me besaron en las mejillas y me sentí el hombre con más suerte de la Tierra dos mujeres preciosas me decían que les gustaba. La cuestión es que no sabía con cual de las dos me liaría, pero ellas lo solucionaron rápido pues manifestaron que no eran celosas y que no era la primera vez que compartían a un hombre, eso me quitó los pocos escrúpulos que tenía y besé a las dos en la boca, unos besos largos y con deseo prometiendo momentos mejores, pues con 18 años uno tiene potencia para todo lo que se le presente.

CAPITULO 2

Cuando estuvimos de vuelta me dijeron que no querían ir a la playa, a lo que objeté que habían quedado con los otros y que no estaba bien no presentasen aunque solo fuera para decirles tenían que irse, bueno por fin consintieron en ir, yo me quedé escondido como si me hubiera tenido que marchar, cuando consiguieron por fin que se fueran los otros nos fuimos los tres al hotel en el cual se alojaban.

Y mientras una se duchaba pues hacia un calor insoportable en la calle, la otra se dedico a jugar conmigo hasta tal punto que casi creo que todo era broma y que en cualquier momento me pedirían que me fuera en ese momento salio la otra del baño y les comente si no les importaba que me duchará yo después, que me hacía falta pues me estaba poniendo muy nervioso y necesitaba tranquilizarme a lo cual aceptaron entre risas y bromas lo que hacía que me sintiera como un juguete en sus manos, por fin me metí en la ducha y decidí como debía manejar la situación. Pues era la primera vez que me ocurría una cosa así y no era cuestión de meter la pata o por exceso de excitación acabar demasiado pronto.

Salí del cuarto de baño solo con una toalla en la cintura y mientras se duchaba la otra no deje que se acercara la que estaba conmigo pues había decidido que iba a ser yo quien controlara la situación, cuando al fin salio del baño les dije que quería hacerlo a mi manera que se pusieran las dos de espaldas y no se movieran para nada a lo cual ellas objetaron que querían participar, yo les dije que tendrían tiempo, las convencí se dieron la vuelta y las miré de arriba-abajo, pensando en lo bien que me lo iba a pasar con dos mujeres así, ellas me veían atreves del espejo me quité la toalla para que por fin vieran mi polla las miré en ese momento a los ojos para adivinar si les gustaba lo que veían y me pareció que si (luego me lo demostraron largamente) me acerqué a una de ellas según un plan que me había marcado, y empecé a besarla por el cuello muy despacio y a sentir como poco a poco se le aceleraba la respiración mientras bajaba por su espalda me detuve justo al llegar a su culo y salté a sus piernas bajando hasta casi tocar el suelo,

luego pasé a la otra dejando a esta deseando que siguiera e hice lo mismo, hubo un momento en que se movieron entonces me detuve y les dije que si se movían me iría y lo dejaríamos (cosa que no estaba dispuesto a hacer).

Les dije que era un juego y que ellas luego podrían hacérmelo a mí prometieron quedarse quietas y continué con la primera besándola en los ojos bajando por su cara hasta estar cerca de la comisura de los labios sin llegar a tocarlos bajé por su cuello y subí por su barbilla hasta los labios los cuales besé muy suavemente volví a bajar por el cuello en busca del valle que formaban sus pechos sin querer tocarlos, haciéndolo todo con la boca bajé por su estomago hasta la línea de su pubis y volví en busca de sus pechos para ese momento ella ya estaba excitadísima suspiraba cada vez con más fuerza y cuando pasé mi lengua alrededor de su pezones se estremeció como si le hubiera dado una descarga electrica sus unicas palabras eran “cabrón, asqueroso… sigue..Sigue”, en ese momento paré y me dedique a la otra que solo de ver lo que le estaba haciendo a su hermana ya estaba más que caliente por lo que casi llegó al orgasmo antes de que le tocará los pechos, en ese momento decidí que era el momento de ver sus coños listos para ser penetrados por mi, las tumbé en la cama una al lado de la otra y empecé a pasarles la lengua por sus coños primero a una y luego a la otra, hasta conseguir que llegaran al orgasmo casi al mismo tiempo, la que más hablaba solo decía “lo sabia…lo sabia…”, en ese momento les dije que les tocaba a ellas jugar conmigo a lo cual me respondieron que no sabían si aguantarían tanto como yo, pero empezaron una besándome por la espalda bajando por mi culo continuando hasta mis pies y la otra por mis pies hasta llegar a mi cara dejando mi polla sin tocar intentando alargar más la situación lo cual le agradecí pues me hubiera corrido enseguida cuando por fin terminaron y se dedicaron las dos a mi polla, yo nunca la había visto tan hinchada parecía tener el doble del tamaño normal me tuve que contener mucho y por fin me corrí en sus caras que ellas limpiaban la una a la otra con sus lenguas lo cual me hizo ponerme otra vez en forma pues era una imagen total viendo como ellas se chupaban la cara y los pechos en busca de los restos mi corrida coincidiendo en más de una ocasión sus bocas en besos largos y profundos como queriendo quitarle la una a la otra, mi corrida de su boca, decidí que era el momento de metérsela a una de ellas y escogí a la que se dedicó a jugar conmigo al principio como castigo por el sufrimiento al que me sometió.

Me acerqué despacio apuntándola con mi polla la hice tumbar en la cama y sin más preámbulos le puse la punta en su entrada y empujé, entro muy suave así que la metí hasta el fondo y ella empujó su culo hacía arriba para que le entrará más profundamente empecé a moverme primero despacio y después más rápido hasta que sentí como tenia un orgasmo brutal arañándome la espalda como si quisiera meterme dentro de ella entero amarrándome con sus piernas hasta casi inmovilizarme, mientras tanto la otra se estaba masturbando al lado nuestro deseando que llegara su turno par sentir mi polla dentro viendo como disfrutaba su hermana, yo al haberme corrido antes tenía más control y podía mantener el tipo pues estaba viendo que iba a ser una tarde entretenida, por fin le tocó a la otra a esta la hice subir encima pues eso me permitiría concentrarme en controlar mi corrida y retardarla lo más posible y a ella disfrutar todo lo que quisiera de mi polla, en eso la otra viendo la escena se calentó y ni corta ni perezosa me puso su coño en mi boca así una frente a la otra se tocaban sus pechos y subían y bajaban cada vez con más fuerza incluso hubo un momento en el que temí por mi polla pues parecía que me la iba a romper hasta que casi al mismo tiempo nos corrimos los tres sentí como le caían los flujos del coño que tenia en la boca al mismo tiempo que salía mi leche con fuerza para vaciarse en el coño de la otra que se desplomaba encima mío exhausta.

Después de unos minutos en que ninguno de los tres se movía agotados nos tumbamos en la cama para recuperar fuerzas tenían una cara de satisfacción y felicidad, supongo que igual que la mía. No dijimos nada solo nos mirábamos a ver quien era el primero que se levantaba por fin me decidí y me levanté para ir al baño, ellas hicieron lo mismo y me invitaron a quedarme con ellas toda la noche para seguir la fiesta más tarde, les dije que tenía que avisar a casa y nos vestimos con pereza pues nos apetecía mucho quedarnos como estábamos, por fin salimos a la calle y mientras ellas buscaban un sitio donde cenar yo llamé a casa para decirle a mi madre que no iría esa noche a casa que estaría acompañando a unas amigas y como estaríamos hasta tarde me quedaría a dormir en su hotel. Después nos fuimos cenar y a dar una vuelta por el pueblo ellas agarradas de mis brazos y bromeando de la envidia que tenían que sentir todos los hombres que pasaban por al lado nuestro y de los comentarios de algunos pues eran graciosos.

CAPITULO 3

De vuelta al hotel yo tenía una idea rondándome la cabeza pero no sabía si ellas lo aceptarían pues estaba obsesionado con sus culos tan diferentes y tan perfectos los dos y la oportunidad se dio cuando hablando de lo que había pasado por la tarde ellas me preguntaron por que no les había besado el culo a ninguna de ellas cosa que creí no se habían dado cuenta y entonces se lo solté, pues porque no hubiera podido evitar intentar metérsela por él a las dos y aunque nunca lo había echo antes lo deseaba desde que se los había visto ellas me dijeron que tampoco lo habían echo nunca pero según me portara esa noche a lo mejor lo conseguía (aunque una de ellas me aseguró que lo tenia fácil) ante esas palabras yo estaba deseando llegar al hotel pues estaba otra vez en forma no lo demostré y continuamos paseando y besándonos ahora a una luego a la otra así hasta que decidieron regresar al hotel.

Ya en su habitación nos bañamos los tres juntos alcanzando un punto de excitación muy alto en ese momento les acaricie el culo a las dos, se los besé con cariño, intenté jugar a lo de la tarde pero ellas no estaban para juegos querían que les diera caña fuerte y con ganas y así lo hice primero a una y luego a la otra les metí mi polla hasta el fondo de sus deliciosos coños, salimos del baño con más calentura de la que habíamos entrado, nos echamos en la cama, yo en medio de las dos para poder satisfacer las demandas que me hacían y mientras a una le tocaba el coño a la otra se chupaba y viceversa, en un momento determinado estaba comiéndome el coño de una cuando sentí los labios de la otra aferrarse a mi polla en una postura que dejaba su coño cerca de la boca de su hermana que en su estado de calentura empezó a comérselo con tantas ganas como yo me comía el suyo formando un triangulo perfecto en el que los tres éramos comidos por una boca casi al mismo ritmo que iba creciendo poco a poco, hasta llevarnos a la locura de una corrida triple y simultanea quedándonos quietos saboreando el placer que acabábamos de recibir, esto era el principio de una noche que prometía mucho.

Después de recuperar el aliento un poco, estuvimos hablando y me contaron que era la primera vez que hacían eso, que otras veces se habían limitado tener sexo con el chico de turno y poco más, pero que yo les hacía sacar todo aquello que alguna vez habían imaginado por separado sin atreverse a realizarlo, eso me hizo sentir orgulloso pues no creí nunca tener esa faceta en mí.

Con la charla nos fuimos excitando y me dedique a acariciar los pechos de las dos consiguiendo excitarlas más todavía entonces cogí la mano de una y se la coloqué en el coño de la otra y no me hizo falta indicarle a la otra lo que pretendía pues ella misma se dedicó a acariciar a su hermana, poco a poco cambiaron de postura hasta formar un 69 comiéndose el coño la una a la otra mientras yo las observaba sin intervenir en un principio dejando que se calentaran todo lo que fuera posible, después me acerque y a la que estaba encima empecé a acariciarle el agujero de su culo con un dedo el principio y sin intentar metérselo, luego despacio le metí la punta de el dedo dándole un movimiento circular intentando relajárselo poco a poco, empecé a notar como empujaba hacia arriba metiéndose cada vez más mi dedo, en ese momento le metí dos dedos y luego tres hasta que supuse que le entraría mi polla con la mínima dificultad, acerque la cabeza de mi polla al agujero de su culo y empujé muy despacio notando como se introducía primero la cabeza me paré unos segundos por si le molestaba al sentir como empujaba hacia arriba pidiéndome que se la metiera más, lo hice y empecé a moverme muy despacio al comienzo acelerando el movimiento cada vez más, cuando noté la boca de la que estaba debajo como me sorbía las bolas me sentí en el cielo, mi polla toda entera dentro del culo de una y mis bolas dentro de la boca de la otra, sentía como se corría la que tenia mi polla dentro como una posesa una y otra vez sin descanso gritando “más..Más… dame más, más fuerte por favor”, casi estaba apunto de correrme pues el tratamiento de la boca y los gritos de esta me estaban poniendo a mil, no pude aguantar más y le llene el culo con toda mi corrida que parecía no acabar nunca, se la saque y me tumbé en la cama totalmente exhausto junto a ellas, mientras la otra se relamía pensando en que le tocaría e ella pronto, pues también se había corrido con los lengüetazos que le había proporcionado su hermana y le entraron ganas de probar lo que su hermana había sentido con mi polla en su culo.

Me levanté y marché al baño para limpiarme pues al sacarla entre mi corrida y lo que había en su culo salió bastante sucia y no me parecía correcto hacer nada con la polla sucia, en ese momento me puse a pensar en todo lo que me estaba ocurriendo y no pude más que maravillarme y desear que no acabara nunca esa noche, cuando volví a la habitación la que ya tenia el culo bien abierto se metió en el baño y la otra empezó a intentar ponerme a tono y aunque le costo un poco al fin lo consiguió, cuando ya estaba preparado se la metí en el coño, mientras le comía los pechos moviéndome muy despacio dentro de ella, tocándole y metiéndole un dedo en su culo, hasta conseguir que tuviera un orgasmo muy largo e intenso, creí que ese era el momento de clavársela en el culo la hice ponerse de rodillas encima de la cama con la cabeza apoyada en una almohada y le acerqué mi polla a su agujero trasero, al intentar meterla se quejó y se la saqué pero ella me pidió que se la metiera sin importarle si le dolía pues deseaba sentir lo mismo que su hermana, la cual se había incorporado al juego masturbando a su hermana a un lado de la cama, ante este ruego volví a intentar metérsela y esta vez le entró toda la cabeza de mi polla fácilmente, me paré un momento para que se acostumbrara y al sentir como se relajaba gracias a los toqueteos de su hermana empujé con más fuerza hasta que tocaron mis bolas en sus nalgas y empecé un movimiento rítmico fuera dentro cada vez con más velocidad y entonces empezó a gritar como hizo su hermana anteriormente hasta que se desplomo sobre la cama con los ojos en blanco en un orgasmo brutal pidiéndome que no se la sacará nunca pues jamás había sentido nada parecido yo seguí moviéndome ahora más despacio hasta que me corrí dentro suyo como antes había echo en el de su hermana, me tumbé al lado suyo y nos dormimos los tres hasta al menos 12 del mediodía, al día siguiente salimos a comer y me hicieron una propuesta que por supuesto no rechacé.

¡¡¡¡ LES QUEDABAN 15 DÍAS DE VACACIONES Y SI QUERIA PASARLOS CON ELLAS EN SU HOTEL!!!!

Les comenté que tenía que ir a casa a buscar ropa, dinero y a tranquilizar a mi familia, me acompañaron, lo recogí todo y nos fuimos a su hotel en el cual me inscribí aunque no cogí ninguna habitación pues me esperaban los 15 días más intensos de mi vida.

Esta historia me sucedió a mí, luego conocí a otras mujeres pero nunca podré olvidar estas dos hermanas que me hicieron vivir una de las mayores aventuras de mi vida.

No he hecho mención de ningún nombre pues no lo considero importante y porque pondría en peligro la felicidad de algunas personas que podrían leer esta historia y sentirse traicionadas.

VOTA

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*